This is a tab

Revista Filipina

Revista semestral de lengua y literatura hispanofilipina

Navigation

Primavera 2016
Volumen 3, Número 1

     
Revista Filipina, Segunda Etapa. Revista semestral de lengua y literatura hispanofilipina.
Primavera 2016, Vol. 3, N
úm. 1

B
IBLIOTECA
PDF: Obra dispersa
PDF: Revista Filipina–Primavera 2016


G
UILLERMO GÓMEZ RIVERA

OBRA DISPERSA



Edición de
Isaac Donoso





Revista Filipina
Manila
2016





Stacks Image 14376
a

LA NUEVA BABILONIA


Índice

FILIPINO SOY

Oblación
Mi lira
La iglesia de mi pueblo
Gloriosos recuerdos
Retrato de una tía-abuela
Crucifijo de marfil
Por el baile español
¿Soberbia flamenca?
Mariquina
De nuevo luchar
Pues, ¿quién es?
La historia del cine filipino
Cine a mi gusto
Canto al atardecer
Algo curioso
¿Por qué…?
Jesús, creo que sé…
Un acto de contrición


LOAS DE EXPRESIÓN ANIQUILADA

INTERMEDIO MEXICANO

SUPER FLUMINA BABYLONIS

a

FILIPINO SOY





OBLACIÓN

A Doña Asunción López-Rizal de Bantug;
a su señor esposo, Don Antonio Bantug,
sobrinos nietos del Dr. José Rizal,
y a la hija de ambos, Doña Ana Belén Bantug
de Tan, en cuyo rostro me pareció ver una
expresión del héroe. 


Yo te invoco, Rizal, con el mismo lenguaje.    
con que alzaste el emblema de nuestra gloria
pues, es mi anhelo estar en tu mismo linaje;
en tu misma cultura y en tu divina historia.
 
Si el pueblo redimido por tu sangre e idea           
no comprende ni abraza el patriótico idioma
que en la unión nacional te sirvió de eje y tea,
yo en este idioma canto por ser riel de tu axioma.
 
Ya en inglés la conciencia  patria va encadenada
y tus letras castellanas, deshechas y en olvido.
Por eso yo te invoco, y lo proclamo, que nada
del nuevo esclavo tengo, porque a ti estoy unido,
 
Unido en patrio amor, acción y rebeldía;
unido a ti por lazos de patria, lengua y culto.
Como tú,  ¡
filipino soy en alma y poesía!
Ser
pinoy o philippine es para mí un insulto.
 
¡Ah, mi pobre Rizal, perdona a tus verdugos
de hoy;  porque si egoístas e hipócritas, tus hechos
y escritos tergiversan, ¡es que aman nuevos yugos!
Te honran, pero convierten tus lauros en helechos.
   
Cuando miran tu estatua, no ven ni rememoran
lo que fuiste; lo que eres… Eso no les importa.
Símbolo de odio ante España te hacen mientras
ignoran la hoz de la Madrastra que, las alas, les corta.
 
Por eso yo te invoco con el mismo lenguaje
que alzaste cual emblema del Ser de nuestra gloria.
Siempre, yo he de estar en tu mismo linaje,
en tu misma cultura, y en tu divina historia.
                                        
 
 
 
 
MI LIRA

Ha quedado bien áspera mi lira
en sus últimos años porque el mundo
que la sobrecogió prendió una pira
de conflictos y riñas. Es un profundo
charco de enfermedades y desventuras
donde el mal ya cundió con sus locuras.
 
Por eso mi indignada lira se alza,
a veces justiciera y con la tralla
que ataja, más la pólvora que embalsa,
sorprende al más sagaz y al más canalla.
 




LA IGLESIA DE MI PUEBLO

A la iglesia de Dingle, Yloílo.

Allí está. Levantada. Silenciosa.
Toda de piedra vieja.  Blanquecina.
Es todo un monumento gris. Ociosa.
Y a su lado derecho predomina
su campanario altivo de copiosa
madreselva y campana cantarina.
 
Es la iglesia del pueblo filipino;
De ese pueblo explotado que se calla
sus penas, que le falta el tacto y el tino
para salir triunfante en la batalla
que tiene contra el pútrido sistema
de instrucción en inglés que le destruye
la unidad nacional mientras le quema
las páginas del libro del que intuye.
 

Yloílo, 8 de febrero de 2009
 




GLORIOSOS RECUERDOS

Al recibir la compilación de poesías
del Dr. Hilario Ziálcita y Legarda
el 12 de octubre de 2003, en Makati
Metro-Manila, ¡tuve que escribir y
enaltecer la obra del Dr. Ziálcita que
la continúa su hijo,
el Dr. Fernando Ziálcita y Nákpil!
 
Sus apellidos suenan como claves
que abren calles y casas distinguidas
en el barrio quiapense…
Son las naves
de unas almas que se alzan tendidas
con versos castellanos que, cual aves,
van y vienen en páginas henchidas
de gloriosos recuerdos
que enriquecen;
o de antiguos ideales que ennoblecen.
 
Esa es la sensación que las poesías,
de este poeta, me dan al aspirarlas.
 
Tienen, del ayer, dulces melodías
que se desgranan como azules perlas
de un vistoso collar y las visiones
de unos enamorados corazones.
 
Testimonian el bien que hemos perdido
por desidia, flaqueza y cruel olvido.
 
 



RETRATO DE UNA TÍA-ABUELA

A Doña Luisa Mapa Vda. de José Gómez Virtu,
la que siempre vestía el traje filipino, para deleite nuestro.
Fue hermana del Magistrado Victorino Mapa.

Pues, señora, cincelar
En palabras tu nobleza
Imposible me parece;
Porque existen en el mundo
Almas ínclitas, que en versos,
Tan modestos como los míos,
Encerrarse nunca quieren.
Pero el bardo soñador
De grandezas e idealismos
Se atrevió a pulsar la lira
Con el fin de perpetuar
Tu sencilla ejecutoria
Y por ti la admiración…
Bardos hay que solo cantan
De mujeres la belleza
Y del hombre su valor,
Pero yo, joven melancólico
Dibujaré tu silueta,
Su nobleza que se yergue
Por encima de la muerte,
Por encima de la vida.
El poeta siempre mira
Las luces de un alma pura
Pese carnes de una anciana
Cuya bondad siempre inspira.
Nada importan los despojos
De años y de años de tanto sufrir,
Pues en cada arruga y línea
De ese rostro maternal
Se pueden contar los triunfos
Sobre el dolor y el ultraje.
Y diré que fuiste madre,
Y que fuiste maestra y guía
De unos hijos que al crecer,
Como usted bien triunfaron
En la escuela del vivir.
Fuiste esposa y consejera
De un sencillo labrador
Que inspirado por la luz
Que destella tu querer,
Realizó sus ambiciones,
Duplicando sus esfuerzos
Para dar a nuestras tierras
El progreso que hoy gozamos.
Fuiste vos casi la autora
De este triunfo familiar,
Y la patria se honraría
Con más damas de tu estirpe
Porque los hombres avanzan
Por mujeres como vos.
Y filantrópica fuiste
Para seres sin ventura
Ofreciéndoles tu casa
Y el caudal de tus tesoros
Para orgullo de tu prole;
Para honra de la Patria.
Y diré que por lo dicho
No estarán solos mis labios
Los que recuerden tus actos,
Pues, las huellas de tus obras
Se verán en el futuro.
Y las frases de este canto,
Por humildes, por modestos,
Grabarán en siemprevivas
El recuerdo de tu nombre.
 




CRUCIFIJO DE MARFIL

A mi hijo Gimo,
para que mejor se conozca a sí mismo.
                                   
Yo tengo un crucifijo de marfil
que la difunta Carmen me obsequió.
Es una antigüedad de arte sutil
que en el viejo Intramuros conservó.
 
Lo quisimos vender al anticuario
que lo quisiera, pero el crucifijo,
al parecer, no quiere. Su santuario
ha de ser la morada de mi hijo…
 
Jesucristo que estás en esa cruz,
ruego guardes a mi hijo, de sí mismo
y de los que le privan de Tu luz.
Aléjale del mal y del abismo,
Mi Cristo de marfil, mi buen Señor,
Mi querido, mi dulce Protector.
 
Las Piñas, 25 de febrero de 2009
 




POR EL BAILE ESPAÑOL

A mi madre adoptiva y primera maestra,
la sevillana Doña Rosa Jiménez Gayoso de Rivera,
y a mi hija, Mayén G. Lizares, que abrió una academia de Flamenco
en la Ciudad de Bacólod, y a todos mis alumnos en Manila.
  
¡Qué hermoso ser calé; ser andaluz
por el baile! ¡Sentirse sevillano
sin nacer en Sevilla! Ver la luz
de Castilla en un chotis castellano.
Saber lo que es Navarra y Aragón
por la jota y ser payés por sardanas
sin ver a Cataluña en su razón
de ser. ¡Y amar a todas las gitanas!
Sentir y luego ser por estas danzas
¡ciudadano de Iberia y compartir
con todos los íberos de este mundo
las mismas sensaciones y esperanzas;
el mismo ardor; el mismo zambullir
del alma en el encanto más profundo!

24 de noviembre de 1987
 




¿SOBERBIA FLAMENCA?

      A los setenta y pico de años, paro
por un breve momento, para ver
lo que hago… Jubilado de mis viejos
oficios de empleado en San Miguel
y de fiel profesor de lengua española,
soy maestro de bailes andaluces…
 
      Y doy clases en mi propia academia…
Pues sí… Tengo propia escuela de bailes,
y mis alumnos van por sevillanas,
fandangos, alegrías, rumbas, tangos
y las danzas de Albéniz y de Falla
que con castañuelas se deslizan.
 
       Es todo un sueño mágico y fantástico
donde los movimientos son poéticos,
donde los pensamientos son alegres,
donde la risa es pura y armoniosa,
donde el compás, la música y el ritmo
te hacen olvidar penas y problemas.
 
      Y mis alumnas, estas mariposas
de brillantes colores y sonrisas
refrescantes, son ángeles del arte,
modelos de elegancia y esforzadas
intérpretes del genio coreográfico
que brota de mi alma llena de España.
 
      Y tengo un repertorio de cien bailes
de distintas escuelas: la folclórica,
la gitana flamenca, la andaluza,
la popular, la clásica bolera
y la fusión feliz de todos estos palos
que componen el baile y lo español.
   
      Este arte coreográfico es otro idioma
que muchas veces va junto al idioma
de Castilla del que soy también maestro,
pues en el choque cruel de culturas
que produce el inglés obligatorio
dentro de Filipinas, el flamenco,
que es el baile español, sirve de escudo,
de avanzada eficaz para la lengua
castellana en sus fueros filipinos.
Enseñar español sin el flamenco
es de necios, gañanes o ignorantes.
 
      Llegar a los ochenta y seguir
bailando seguidillas y peteneras,
mientras los enemigos van muriéndose
de aburrimiento, viene a ser la meta
de estos dorados años de mi vida…
Y, ¿quién dice que estoy equivocado?
 
Makati, 16 de noviembre de 2008
 




MARIQUINA
 
Es una población tagala que todavía
guarda los recuerdos de su hispanidad.
 
Hay algo en Mariquina que me encanta;
Algo que está en sus casas antañonas;
En su iglesia y su Virgen blanca y santa;
En su ambiente y su Dios de las Tres Personas…
 
Bajar del puente y torcer a la derecha
basta para encontrar la muy bonita
Casa Real y la del Capitán
Moy, el que nos fundó desde la brecha,
una zapatería que es hoy hita
que se alza solitaria y con afán…
 
Mas luego, fue Imelda, la de Marcos,
la que con su visión y pamplina
bien dio a conocer, con líneas y arcos,
el calzado especial de Mariquina.
 
Makati, 1 de junio de 2008
 




DE NUEVO LUCHAR

Ya me estoy preparando para mejor servirte,
mi querido Jesús, porque ya, poco a poco,
la tira de lascivia se afloja y a rendirte,
voy, la luz que me diste como un divino foco.


Estoy en los umbrales de una nueva Nirvana
y con tu gracia, creo, que nuevas aventuras
he de marcar al filo de mi lanza espartana
que demolerá muros y ensanchará angosturas.


El santo magisterio de tu Iglesia apostólica
me apunta al enemigo que se alza en este mundo
como un país potente y una meta diabólica,
de un complot superior que emana de un profundo
secreto cuyo lema se cifra en la vil cólica
muerte que nos propaga Satanás vagabundeando.

De nuevo voy armándome caballero cristiano,
custodio de la fe y del idioma castellano.
 




PUES, ¿QUIÉN ES?
 
A los historiadores que desconocen lo filipino
a pesar de haber nacido en Filipinas.
 
¿Quién es el filipino?… Pues, el que ama
a las siete mil Islas Filipinas;
el que en buen español se llama
‘Juan de la Cruz’ con flores sin espinas.
 
El que como Crisóstomo de Ibarra
es malayo con algo de español
por nacer de las cumbres de Navarra…
Y que como María Clara, traza
lo firme de la china binondeña,
a la ibericidad de un ardiente sol;
El que acepta la historia de su raza
sin las intervenciones de otra peña.
 
El que al
pinoy rechaza cual ofensa;
El que sabe del yugo WASP ruinoso
que lo oprime y le quita la defensa,
le ciega con su inglés burdo y monstruoso…
 
Ese es el filipino verdadero…
¡Pues sabe que está en un atolladero!
 
Makati, 4 de junio de 2008
   




LA HISTORIA DEL CINE FILIPINO
 
A Nick Deocampo, autor del libro Cine:
Spanish Influence in Filipino films
.
 
¿Sabéis cómo empezó el cine nativo
de estas Islas? pues, mudo y sin colores…
Hasta que se expresó en buen castellano…
Y el pueblo, con pasión quedó cautivo
soñando, en cada filme, con amores
que nunca terminaban mal, o en vano…
 
Pero el vil invasor prohibió el idioma
castellano; pues, quiso que el inglés
fuese de todos el único axioma…
Pero al fin, le salió todo al revés.
 
El pueblo formó su cine en buen tagalo
manteniendo su espíritu natal…
Luego el Amo perverso, ruin y ralo,
hoy quiere ahogar el cine nacional.
 
15 de junio de 2008
   




CINE A MI GUSTO
 
A José Maria Fons Guardiola, cineasta, artista, escritor,
historiador, laborante cultural del IC de Manila.
 
            Cine español y cine en español.
De eso tuve bien poco desde mi niñez,
con tardes de visayo arrebol,
hasta la verde y plena madurez.
 
            Tan poco que, al saber de una función
en algún sala-teatro de Yloílo,
iba corriendo como un potro, loco
de deseos de ver y seguir el hilo
de las bellas historias que fluían
en colores, o azul, o negro y blanco…
 
Y desfilaban ante mis dos ojos
nombres, rostros e imágenes de encanto
que presto me llenaban de ilusión
con la cadencia núbil de un hablar
que tanto me educaba el corazón.
 
Cine español y cine en español…
Ahora te guardo en discos digitales
como un tesoro mágico que tengo
a mi disposición casi completa,
pues lo que antes no había, es realengo
en esta edad del disco y la caseta.
 

23 de diciembre de 2007
   




CANTO AL ATARDECER

Ante la puesta del sol sobre la legendaria
Bahía de Manila que según la pintora Betsy Brías
Westendorf se va perdiendo por la creciente
contaminación del ambiente.

Hay algo triste por las
tardes, algo
de nacer y sufrir que
embriaga cuando
desfallecen los rayos del
sol. Salgo
cara al crepúsculo, y me
muero ansiando.

 Ansiando eternidad…
Ansiando vida…
Seguir al sol al más allá
del mar
y bañarme en su luz…
Bañar la herida, mi llaga del vivir…
¡Quiero volar!

Es que el atardecer con
sus encajes
de luz, ¿será, quizás, un
mero ensayo
de lo que es el morir? Y
esos celajes
que preludian el cálido
desmayo
del día, ¿qué serán?
¿Será ambages en un amor que nos
viene de soslayo?
  




ALGO CURIOSO
 
Mi alma errátil esta enamorada
de otro ser que vivió en otros tiempos
y quiere por encanto retornar
a esos mismos tiempos y gozar loca
de pasión, los encantos de ese ser…
 
pero ese ser deseado, me elude
pues no sabe que vengo de otros tiempos
posteriores, y no entiende mis ardores…
 
mas, mi imaginación lo puede todo.
Me enfocaré en su espíritu indeciso
y pronto será mío, solo mío…
¡y jamás me lo podrá quitar nadie!
 
Makati, 22 de diciembre de 2008
 



¿POR QUÉ…?

A las monjas y a los sacerdotes
filipinos que todavía hablan español…
 
Si alguien me preguntara por qué existo,
por qué me entrego al arte de hacer versos
en lenguaje español, diré que es Cristo
el motivo de mis pobres esfuerzos.
Por mi catolicismo tengo listo
la rosa y la espina de mis versos.
 
Porque amar y vivir con estos cantos,
este culto que evoca lo español
en Filipinas, es mover los santos
molinos de la Fe, nuestro sol;
 
es decir: ¡soy cristiano!… prez de tantos
siglos de Hispanidad. Soy el crisol
que dice “¡Filipino!” ¡pesen llantos
e imprecaciones contra lo español!
 
25 de julio de 1967 
   




JESÚS, CREO QUE SÉ…

Estos versos, frutos de una autorreflexión, 
fueron escritos ante una imagen
del azotado Jesús coronado de espinas
en la Iglesia de San José, de Iloílo.
Era la cuaresma del año 1955.
 
Creo que sé
el porqué
me dejas caer..
 
Me dejas caer
porque quieres
que comprenda
lo que quieres…
 
Me dejas caer
para que aprenda
a levantarme.
 
Por tu querer:
he aquí la ofrenda
he aquí las penas
que taladran mi alma.
 
Sean azucenas
a tus pies y palma…
 
Sean: un consuelo para ti
y un perdón para mí.
 
(Me dejas caer
porque quieres
que te entienda:
¡que me quieres!)
   




UN ACTO DE CONTRICIÓN
 
Una lágrima Señor yo te pido
Para que estos
mis cansados, mustios ojos
por los cuales penetraron
tanto mundo y sinrazones
purifíquense del yerro
que inclemente me manchó.
 
Una lágrima, Jesús,
para orar que sean leves
las espinas que clavaron
mis pecados
en tu sien;
para echar, fortalecido,
las flaquezas
de la carne
que me agobia el espíritu,
y borrar todo vestigio
de inquietud
en mi pecho.
 
Una lágrima, Jesús, mi Señor,
para darte el corazón
ya bañado con el fluvio
de tu gracia vencedora,
ya alumbrado por la luz
que depura y que perdona
por el tacto de tu Cruz
y de tu amor.
 
Una lágrima, Señor,
que por ti sabré morir.
Una lágrima más, Jesús,
para amarte más y más
con el alma en Cruz.