Navigation
Revista Filipina
Segunda Etapa. Revista semestral de lengua y literatura hispanofilipina.
Invierno 2019, volumen 6, n
úmero 2

ARTÍCULOS Y NOTAS


GERVASIO PANGILINAN Y ENRÍQUEZ (1876-1945)
PRIMER HISTORIADOR Y REVOLUCIONARIO DE CAVITE

WILFREDO PANGILINAN

Texto traducido por
Enrique Manzano

La vida de Gervasio Pangilinan y Enríquez está llena de recuerdos históricos de Cavite. Su Histórica Cavite, nos confiesa, constituye su humilde contribución al porvenir de las generaciones futuras, a través de la redacción de una pequeña parte de su gran pasado. Sus escritos poseen, indudablemente, el cariz heroico que engrandece a los héroes de la patria. Su libro es así un legado de un tiempo en el que personas poco corrientes construían el devenir de un nuevo país.
….Nacido en Rosario, barrio del pueblo de San Roque en Cavite el 19 de junio de 1876, fue el único varón de los cinco hijos del matrimonio formado por Doroteo Pangilinan y Nicolasa Enríquez. Su abuelo, Juan Pangilinan, fue empleado de la Marina Española, y su padre fue carpintero en el varadero de Canacao, armería de Cavite, al tiempo que cabeza de barangay y luego teniente de barrio. Obtuvo su primera educación a los seis años con los empleados del arsenal de Cavite, para después acudir con once años a la escuela de José Basa y Enríquez. Debido al beriberienfermedad que adquirió su padre mientras trabajaba en un puerto de Balábac en Mindanao—, se vio obligado a dejar de ir al colegio. Dadas las circunstancias, tuvo que ayudar a su familia a ganarse la vida vendiendo pasteles de arroz y otros manjares y chucherías por las calles del puerto de Cavite. En 1890 pudo volver a estudiar gratuitamente en el colegio del abogado Anastacio Pinsón y José. Solía llegar tarde porque tenía que ir a vender antes de las clases. Todos los domingos le regalaba a su profesor una tarta como señal de gratitud. Continuó sus estudios hasta que pudo matricularse en el prestigioso Colegio de San Juan de Letrán en Manila. No obstante, sus notas no fueron satisfactorias y regresó a Cavite.
….Sin recibir ningún salario en el hospital de Canacao, trabajó de aprendiz en 1893 y más tarde como ayudante del topiquero Evaristo de Castro, con salario de un peso al mes. Su tío Hugo Enríquez, que era amigo del administrador Gonzalo de Vargas, solicitó que le dieran una posición permanente en el hospital, pero se lo negaron porque era demasiado joven.
….En diciembre de 1894 se matriculó en la Escuela de Cirugía Menor en la Universidad de Santo Tomás, ya que quería realizar el sueño de su padre. Su amigo Benito Gallardo, que era despachador y farmacéutico en la farmacia de Victoriano Luciano, le concedió todos sus cuadernos para estudiar, pues en aquellos tiempos no había biblioteca especializada. El farmacéutico José M.ª Ruiz Moro le alentó a proseguir los cursos y le dio una recomendación para un químico de la municipalidad de Manila, Juan Casanova. También fue recomendado por el decano de la universidad, Tomás Torres y Perona, para que estuviera exento de presentarse en su clase al ser empleado del Hospital de Marina en Canacao, lo cual le fue concedido.
….En septiembre de 1895 le hicieron el examen final, calificado por Tomás Torres y Perona con la nota de “sobresaliente”. Inmediatamente, se fue a ver a su padre en el faro de Manila para contarle las buenas noticias. Su padre se puso muy feliz y le compró un par nuevo de zapatos.
….Al declararse la ley marcial en Cavite el 30 de agosto de 1896, llegaron a enterarse de una triste noticia, que su suegro, Juan Florentino y Vega, había sido capturado y encarcelado en la fortaleza de Santiago, cerca de la cárcel de José Rizal. Volvió a Manila el día siguiente para tomar otro examen, y de nuevo aprobó.
….Abordando el barco Caviteña, regresa a Cavite el 4 de septiembre. Al llegar al puerto, es recibido por su madre y sus hermanas. No obstante, es arrestado y llevado a prisión nada más desembarcar. Fue interrogado por los soldados debido a las heridas que llevaba en el cuerpo, contando Gervasio el percance que había sufrido al caerse de un puente de bambú en el barrio de San Antonio junto a su amigo Pedro del Rosario. Se le interrogó por los motivos de su vuelta a Manila, a lo cual respondió que para realizar un examen. Con esta respuesta, fue liberado. Prosiguió hacia Porta Vaga, donde fue interrogado nuevamente por su atuendo y sombrero, que se parecían al de los katipuneros. Contestó que no sabía nada de todo aquello y había comprado el sombrero solamente por su estilo. A fin de cuentas lo dejaron entrar, pero le pidieron que no lo llevara otra vez.
….El 16 de noviembre de 1896 se graduó finalmente en la universidad, se tomó una foto y pagó su diploma. Fue el 8 de mayo de 1896 cuando se unió al grupo revolucionario en el Hospital de San Juan de Dios en el puerto de Cavite. Fue asignado a diferentes destinos con el grupo médico. Fueron capturados por las tropas estadounidenses en Pasong Kawayan con Julián Eulalio, en el molino de arroz del capitán Yno. Allí fue encarcelado durante dos días y después fue puesto en libertad. Fue promovido por el general Mariano Trías al rango de primer teniente de sanidad. Durante la guerra filipino-estadounidense, luchó en muchas batallas entre 1898 y 1900. Siempre decía, “llegará el tiempo que la gente recordará a los que lucharon por nuestra independencia y libertad”.
….Ejerció la profesión de farmacéutico en Manila, Pampanga, Laguna y Olongapo y estableció su propia botica, Farmacia Pangilinan en julio de 1918. Entonces se hizo miembro de la primera Asamblea magna del Colegio Médico Farmacéutico en Manila en 1911, así como de la Asamblea regional de Médicos y Farmacéuticos en Manila en 1912.
….Como funcionario de su municipalidad, se convirtió en concejal en 1911, vicepresidente o vicealcalde en 1912, presidente municipal o alcalde municipal de 1919 a 1922, y luego fue elegido también como presidente de la Liga de los Alcaldes Municipales en 1919. Como alcalde, creía que era responsabilidad y compromiso de todos servir a la gente y hacer todo para ayudar a desarrollar la ciudad sin pensar en cómo se ganaría más. Estaba en contra de cualquier corrupción y su fin era el servicio público honesto y comprometido.
….Fue miembro de logia masónica Bagong Buhay N.º 17 y de la Confederación de los Caballeros del Oriente. Fue un reconocido farmacéutico. Su farmacia estaba en la planta baja de la mansión de doña Gabina Raquel, un lugar donde Ladislao Diwa, Julián Felipe, José Adrisola Reyes, José Salamanca, Francisco Castro, Ramón Samonte, Francisco Advincula y otros caviteños prominentes tertuliaban.
….Don Gervasio tuvo tres hijos con Pascuala Herrera: Juan, Ildefonso y Rizal. Murió a la edad de 69 años y fue enterrado en el cementerio municipal de Cavite, donde hoy descansa. Fue honrado por Cavite City Jaycees en 1975 por su libro en español, todavía inédito, La Histórica Cavite, escrito en 1926. En el año 2000 el vestíbulo de la Biblioteca y Museo de la ciudad de Cavite fue nombrado “Bulwagang Alcalde Gervasio E. Pangilinan”, siendo alcalde Timoteo Encarnación Jr. Finalmente, el 13 de junio de 2001 fue honrado como “Revolucionario e Historiador” por el Centro de Estudios Caviteños de la Universidad de la Salle-Dasmariñas, la Sociedad Histórica de Cavite, el gobierno de la ciudad de Cavite y la oficina del gobernador provincial. Su libro, La Histórica Cavite fue publicado en inglés en 2001 con la ayuda de la Sociedad Histórica de Cavite encabezada por el exprimer ministro César Virata.
….Siempre se recordará a Gervasio Pangilinan y Enríquez: un gran farmacéutico, un noble revolucionario, un gran historiador y un verdadero caviteño.


 Apéndice iconográfico
Stacks Image 316

Retrato como farmacéutico de campaña



Stacks Image 320

Retrato con atuendos marciales tomado en 1919


Stacks Image 324

Retrato como miembro destacado de la política caviteña



Stacks Image 328

Portada del manuscrito todavía inédito de La Histórica Cavite (1926)
[Fotografía de I. Donoso]




Stacks Image 332

Primera página del manuscrito La Histórica Cavite (1926)
[Fotografía de I. Donoso]




Stacks Image 336

El autor del ensayo en la casa-museo Gervasio Pangilinan de Cavite
[Fotografía de I. Donoso]