Navigation
Revista Filipina
Segunda Etapa. Revista semestral de lengua y literatura hispanofilipina.
Primavera 2019, volumen 6, n
úmero 1



BIBLIOTECA Y ACTUALIDAD



CUADERNOS PALMIANOS


Textos premiados y presentados
al primer certamen de creación literaria
en lengua española para estudiantes filipinos
Rafael Palma







DILIMÁN
2019


Stacks Image 357
Stacks Image 359





I Premio


23 de febrero de 1945

de
Vincent del Castillo
(alumno de la Universidad de Filipinas, Dilimán)



Ella se despierta de repente, ni siquiera recuerda cómo se quedó dormida.

Empieza, lentamente, delicadamente, a abrir sus ojos, aún somnolientos, para echar un vistazo hacia fuera por su ventana: un rayo penetra su cuarto, llenándolo con el brillo tranquilo de la mañana; el sol, alto en su puesto entre las nubes, le saluda, ya listo para enfrentarse al ajetreo de la ciudad.

Inmediatamente se da cuenta de que ya va un poco retrasada en su horario acostumbrado… ‘Pero qué más da’, piensa, sus recuerdos de la noche anterior inundando su pensamiento, ‘no creo que hoy me dejen en paz’.

En realidad, ayer fue un día tal como los demás; de hecho, había pasado una tarde más o menos ‘normal’, comoquiera que la palabra se aplicara a su vida de entonces: visitó la casa de su amiguita, quien, como ella, había elegido quedarse en la ciudad, y compartieron sus asuntos, si bien en realidad nunca les pasaba nada de nuevo; luego se fue a rezar a San Ignacio, su iglesia favorecida entre las ocho de la ciudad; y por fin, después de pasar un rato de reflexión y dar un lento paseo por su camino, pavimentado de oro en la luz del atardecer, regresó a descansar a su casa.

Muy poco descanso pudo obtener, sin embargo, como no más de unas horas habían pasado cuando los ruidos
―conmoción por las calles, gritos y sollozos en su vecindad e incluso, según le parecía, algunas explosiones en la distancia― empezaron a turbarla mientras se acostaba en su cama; el sueño, que desesperadamente buscaba, resultó cada vez más lejano a su alcance.

Bueno, no era completamente ignorante, ni tan ingenua como para dejarse creer que no vivían en tiempos difíciles. En su fuero interno sabía muy bien que una guerra había estallado, y un peligro verdadero e implacable le esperaba en el momento en el que saliera de la seguridad que ofrecía la capital.

Sólo que
―le daba vergüenza admitirlo― viviendo dentro de la protección de sus murallas, que habían demostrado ser tan firmes y fiables a lo largo de la historia, en una de las áreas más adineradas de la ciudad además, era bastante fácil para ella fingir que su vida transcurría en otro mundo entero, aislado e inalcanzable desde el externo; uno donde la gente vive en constante lujo y esplendor, lleno de riquezas aportadas no sólo por sus recursos sino también por la cultura, la historia, el arte y, sobre todo, la eterna devoción religiosa.

Con todo eso, piensa, ‘¿Qué tiene que ver esta guerra conmigo?’ Fue ésta la pregunta que le hizo a sus padres, hermanos, otros parientes, quienes ya se habían fugado a sus residencias en la provincia; también a tantísimos amigos y amantes suyos, todos ellos pidiendo que se fuese de la ciudad. ‘Aquí me quedo, y les juro que ningún conflicto
―especialmente uno que no me corresponde― me sacará de esta ciudad que amo más que ninguna otra’. En todos los instantes que se negó a marcharse, en realidad tenía razón: ¿por qué ha de cambiar su vida para ajustarse a las exigencias de una guerra ajena?

Pero ahora que la realidad injusta de la guerra se está acercando más y más, ya infiltradas las murallas supuestamente impenetrables de su querida ciudad, empieza, por primera vez, a dudar de su decisión: ‘¿Me debí haber escapado cuando me lo dijeron?’

La respuesta inmediata es ‘no’, y esa duda se borra. Al fin y al cabo, cree que cuenta con la protección de algo aún más fuerte que las defensas de la ciudad; más valioso que la cantidad de dinero que sus padres le habían dejado; de hecho, incluso más poderoso que las miles de oraciones que ha ofrecido para que Dios vele por su seguridad.

Finalmente se alza de su cama, se sienta en frente del tocador, se mira en el espejo y… allí está la respuesta: la máxima protección es su belleza, pues es de saber que podríamos estar hablando de la criatura más hermosa que jamás se haya visto en su país, tal vez en todo el mundo. Y nadie, ni la guerra, ni la muerte que entraña, podrá atreverse a tocar belleza tan bien preservada. Ella, con tanta confianza, se pregunta, ‘¿Cómo es que me van a matar, cuando ya miles de personas han muerto, y seguramente miles más morirán?’

Desafortunadamente, aprenderá, muy pronto, que incluso belleza tan pura como suya, sólo le habría salvado si no se hubiera enfrentado a la guerra. La guerra, vil, cruel y despiadada en sus motivos, es fuego: no elige a nadie, devora a todo. No importa quién eres; no importa quién sean tus padres; no importa tu riqueza, ni siquiera tu belleza; no importa tu pasado, tampoco tu futuro. Ni importa si eres amigo o enemigo. La guerra es fuego y devoró todo: la vida de una persona, acabada en segundos; la historia de un país, alterada con la caída de algunas bombas, soltadas del cielo como gotas de lluvia.

¿Y qué hay de ella, una vez que se apagan las llamas?
Yace, derrotada, devastada, en su tumba marcada sólo por sus ruinas, los únicos rastros de la grandeza del pasado. Pero gracias a Dios por ellos, pues ya nadie
casi nadie― recuerda que, érase una vez, allí en esas ruinas nació, creció, floreció,
la perla más brillante del oriente.






II Premio


MÁQUINA DEL TIEMPO DE MARCO

de
Diane Amor T. García
(alumna de la Universidad de Santo Tomás, Manila)



      ―¡Hurra! ¡Ya lo tengo terminado! ¡Tiene que funcionar! ―Marco marcha corriendo triunfante hacia su laboratorio. Cogiendo desprevenida a su esposa, algo desconcertada, la abraza y la levanta en el aire.
      ―Pareces emocionado… ¿Qué pasa? ―pregunta mientras se ríe. Él la besa en los labios.
      ―Luego, todo será mejor ―le dice después de darle otro beso. Corre emocionado de vuelta a su laboratorio. Mira fijamente el dispositivo parecido a un reloj con admiración e incredulidad, y lo ata a su muñeca. Comprobando si ha puesto las coordenadas correctas, verifica los números otra vez.
      ―08.05.2004.10.06 ―susurra para sí mismo por quinta vez―. Es correcto. No lo podría olvidar
      Marco mira al vacío, con el arrepentimiento tallado en su cara: “Nada más que errores y vergüenza”, pensó para sí mismo. Pero finalmente los había resuelto. Con la determinación en los ojos, hizo clic en el botón rojo. Se oyeron pitidos y chispas en la máquina y, como un rayo, desapareció de su laboratorio. Marco se sintió como si estuviera en una montaña rusa mil veces más rápido que cualquier otro viaje existente en la tierra. Ni siquiera podía abrir los ojos.
      Entonces todo se detuvo. Pudo sentir su sudor goteando por la frente, pudo escuchar su propio corazón latiendo aceleradamente en el pecho.
      ―¿Por fin? ―abriendo lentamente sus ojos, se encontró en un pequeño y estrecho cuarto. Sus ojos comenzaron a escanear el espacio. Una escoba, una fregona, y todo tipo de productos de limpieza.
      ―Un armario para conserjes. Aquí me ha traído mi máquina del tiempo… ¿un éxito? ―susurró. Lentamente abrió la puerta y se asomó al pasillo vacío. Vio un reloj colgado en la pared: 11:06 a.m. Mirando alrededor un poco más lejos, vio una pancarta escolar: Escuela secundaria de St. Raymund, 2004.
      Sus ojos se agrandaron, y también su sonrisa: “¡Funciona! ¡Dios mío, funciona!”, clamó en voz alta mientras saltaba en el armario.
      Después de unos minutos de celebración, se calmó y comenzó su plan: “La feria de ciencias está a solo unos días… tengo que detenerla”, cogió el uniforme extra de conserje, se vistió y marchó por los corredores de su antigua escuela.
      ―Sé que está por aquí en alguna parte… papel azul… papel azul… papel azul… ―susurraba para sí mismo mientras miraba las paredes atentamente. Sus ojos se posaron en un papel azul brillante destacado entre los demás en el tablero de anuncios. Lo miró apresuradamente, y leyó la descripción: Feria de Ciencias 2004, hoja de registro. Verificó los nombres escritos para ver si era demasiado tarde.
      Cerró sus ojos y suspiró aliviado: “Todavía no lo ha visto”, pensó.
      En la distancia, vio a un chico muy familiar caminando por el pasillo. Rompió apresuradamente el papel del tablero y se escondió detrás de uno de los casilleros. El chico caminó por el pasillo. Ni el hombre disfrazado ni un papel azul brillante llamaron su atención. Suspirando de alivio, Marco vio al niño despreocupado ir a la cafetería a almorzar. Sonrió.
      ―No puedo creer que fuera tan ingenuo, tan inocente ―pensó.
      Cuando su yo más joven desapareció de su vista, Marco miró fijamente el pedazo de papel arrugado en su mano. Feria de Ciencias: “Nunca debería haberme registrado para esto”, pensó.
      Recordaba ese día muy bien. Todos se enteraron de su pasión por la ciencia. Recordaba a la gente, incluso sus propios amigos, burlándose y llamándole empollón, un gran perdedor. Recordaba lo ilusionado que estaba por hablar del viaje en el tiempo y cómo los niños grandes destrozaron sus ilusiones. Durante roda su vida en el instituto, la burla nunca se detuvo. Hasta el presente, la duda nunca se detuvo.
      Miró el trozo de papel por última vez: “Nunca lo hice”, tiró el papel en el cubo de basura y regresó al armario para conserjes. Ingresó las coordenadas para regresar al presente y se desvaneció.
      En el presente, miró atrás aliviado: “Está hecho. Finalmente se acabó”, lentamente abrió los ojos y miró a su alrededor confundido.
      ―¿Cómo he acabado en mi antigua habitación de vuelta a casa de mis padres? ―pensó. No lo entendía. Pero no parecía demasiado importante, así que fue a su casa y llamó. Miró con incredulidad al extraño que abrió la puerta. ¡No era su esposa!
      ―¿Perdóneme, pero qué hace en mi apartamento? ¿Dónde está mi esposa? ―enfadado le preguntó al hombre.
      El joven le devolvió la mirada, desconcertado e impaciente: “¿Tu apartamento? Lo siento pero vivo aquí. No sé quién eres o quién es tu esposa. Por favor, vete”, dijo el desconocido mientras cerraba la puerta de golpe en la cara de Marco.
      Aturdido y sin palabras, Marco sintió cómo su cerebro estaba a punto de explotar: ¿N… No puse las coordenadas correctas? ―balbuceaba mientras miraba su máquina del tiempo.
      Su corazón dio un vuelco.
      Sus ojos se volvieron lentamente hacia su muñeca desnuda. El dispositivo… No estaba ahí. En pánico y completamente confundido, salió corriendo del edificio para saber qué pasaba. Pasó por un puesto de periódicos y vio los papeles: “Espere… éste es el titular de hoy. Estoy en el momento adecuado. ¿Qué diablos está pasando?”, las preguntas le retumbaban en la cabeza.
      ―¿Se rompió mi máquina del tiempo? ¿Dónde está mi esposa? T… tal vez esté en la casa de sus padres ¡Si, claro! ―con esperanza, corrió a la casa de su esposa y llamó fuertemente a la puerta. Una ola de felicidad y comodidad le inundó cuando vio a su esposa de pie junto a la puerta.
      ―Pensé que te había perdido. Me alegra que estés bi…
      ―Lo siento, ¿te conozco? ―preguntó la mujer.
      Congelado, se quedó sin palabras y pálido como el color agotado de su rostro.
      ―¿Yo… no me recuerdas? ―Marco tropezó para encontrar las palabras― ¡Soy tu esposo! Nos conocimos en la escuela secundaria. ¡¡Llevamos diez años casados!! ―la desesperación se mezclaba en sus palabras mientras buscaba complicidad en los ojos de la mujer.
      ―Debes haberme confundido con otra mujer. Estoy casada y mi esposo está adentro ahora mismo. Vete o llamo a la policía ―asustada, la mujer volvió a entrar y cerró la puerta.
      Es como si su corazón se hubiera roto en un millón de pedazos: “¿C… cómo puedes no recordar?”, susurró. Todavía confundido y roto, comenzó a caminar para aclarar su cabeza: “Hice todo bien… hice todo bien…”, sus ojos se empañaron.
      De repente, amaneció. Lo único que toda su vida había lamentado era la razón de lo que era hoy. Si no hubiera sido por la feria de ciencias, no habría impresionado al juez que le ofreció una beca universitaria. Si no hubiera sido por la feria de ciencias, los abusones nunca habrían destrozado su dignidad. Nunca habría conocido a la increíble chica que le ayudó a recuperarla. Si no hubiera sido por la feria de ciencias…
      Marco se detuvo, miró arriba y suspiró. Pudo ver el cielo azul bailando con los rayos naranjas del sol. Se detuvo en un puente y se apoyó en la barandilla. Se quedó mirando el sol poniente, cerrando los ojos para sentir los rayos reconfortantes calentando su rostro. El mundo se calló cuando su mente llegó a comprender las consecuencias.
      Entonces de repente, la claridad.
      Una sonrisa irónica se deslizó sobre su cara: “Nunca debería haberme registrado para esto”, Palabras que escondían ironía. A medida que el sol desaparecía, todo lo que se encontró en el puente fue un par de zapatos.






III Premio


MEMORIAS Y SOLICITUDES

de
Sheen Don Derrick C. Lampaya

(alumno de la Universidad de Filipinas, Dilimán)




Que me recuerdes para siempre
Como el guerrero
Que luchó contra el mundo entero
Para ganar tus labios, tus manos
Y tu abrazo celestial

Que me recuerdes para siempre
Como el hombre
Que nunca ha renunciado
A pesar de lo que decían los demás
Para poner una sonrisa bella en tu cara

Que me recuerdes para siempre
Como el amante
Que solía besar tu frente
Tan blanca y brillante como la luna
Casi todas las noches antes de despedirnos

Que me recuerdes para siempre
Y nuestras aventuras divertidas
Los sitios que hemos visitado
Los tiempos que juntos hemos pasado
Añadiendo color en mi vida monocromática

Que me recuerdes para siempre
Y nuestros planes olvidados
Nuestros deseos abandonados
Nuestros futuros desaparecidos
A causa de tu amor mentiroso

Que me recuerdes para siempre
Y cómo jugabas con mis sentimientos
Haciéndome tu prisionero
Tirándome con tus grilletes sofocantes
Y engañándome con tu disfraz oscuro

Que me recuerdes para siempre
Y la expresión de mi cara
Cuando te atrapé en los brazos de otro

Que me recuerdes para siempre
Porque te voy a recordar
Hasta que nos volvamos a encontrar
En las puertas del infierno





OTROS TEXTOS
(en orden alfabético de autor y por género literario)


Poesía


P
ERDIDA

Gillyne A. Bautista y Patricia Anne C. Guiang
(alumnas de la Universidad de Santo Tomás, Manila)

A menudo me sorprendo preguntándome qué soy yo
en la vasta extensión del universo.
La trivialidad de mi existencia.
Soy un ser vulnerable
me hiero, me duele, me magullo fácilmente.
De ninguna manera soy invencible.
A veces me pregunto que si me pierdes.
La pregunta debe ser,
¿soy una pérdida para ti?
Soy un ser biológico.
Soy una masa ambulante de neuronas que actúan sobre mis impulsos.
Mi vida es sólo una suma sin sentido de mis experiencias.
Principalmente aquéllas que alimentarían aún más mis inseguridades.
Principalmente aquéllas que me harían dudar de mi autoestima.
Sobre todo las que harían maravillas.
¿Por qué existo?
La sociedad nos diseñó para ir a través de las etapas.
Estudia mucho, ve a la universidad,
consigue un trabajo decente, ten una vida propia.
Casarse, tal vez tener hijos.
Repetir enjuague repetidor para las próximas generaciones.
Una y otra vez.
Es un ciclo sin fin.
Pero mis pequeños éxitos, mis fracasos, mis relaciones.
¿Son todas estas abstracciones un sinsentido?
¿Qué soy con o sin ellas?
¿Soy realmente alguien?
Soy un ser consumible.
Porque la vida es consumismo.
Las personas toman lo que quieren unas de otras.
Pero, ¿y si la reciprocidad no tiene lugar?
Y no queda nada de mí para devorar.
¿Eso me hace un ser sin valor?
Aunque lo he dado todo, sin embargo, nada viene a cambio.
A veces me pregunto si me pierdes.
La pregunta debe ser,
¿soy una pérdida para ti?
Soy un ser estúpido
Cometo errores, tengo fallos, soy una caverna llena de imperfecciones.
¿A dónde pertenezco en este mundo lleno de gente perfecta?
¿Pueden aceptar mis defectos?
¿Estarán dispuestos a hacerlo?
¿Pueden aceptarme por lo que soy y lo que puedo ser?
Lo bueno, lo malo y lo feo.
Si no pueden manejarme peor, no pueden obtener mi mejor lado.
Pero entonces, pienso de nuevo, ¿qué tengo mejor?
¿Puedo ser mejor que esto?
La última pregunta sería,
¿podré alcanzar mi máximo potencial?
A veces me pregunto si me pierdes.
La pregunta debe ser,
¿soy una pérdida para ti?
Soy un ser existencial.
Cuando llegue mi hora,
¿voy a importar?
¿Alguien me visitará cuando me pongan suavemente en la fría y oscura Tierra?
¿Alguien sufrirá?
Una vez que estoy enterrada debajo de la tierra fría
¿Alguien me extrañará?
Mi presencia, el calor que puedo ofrecer, el amor que puedo dar.
¿Alguien extrañará los sentimientos que puedo dar?
¿Importaban?
¿De verdad importa?
A veces me pregunto si me pierdes.
La pregunta debe ser,
¿soy una pérdida para ti?
Sigo repitiendo esa pregunta.
A veces sería lo último en mi mente,
¿soy una pérdida para ti, para alguien?
¿Realmente importo como persona?
¿Soy tan buena?
Entonces de repente termino riendo.
Que duro lloré.
Éste no es el fin de mi potencial.
Sé que algún día seré alguien
Alguien que es mejor que quien soy ahora.
Verás.
Algún día todo esto que siento valdrá la pena.
Algún día voy a importar.
Existo por una razón,
y sé que con el tiempo lo sabré.
Pero por ahora, te lo preguntaré de nuevo:
¿Soy una pérdida para ti?




LAMENTO

Reymar Casareoang
(alumno de la Universidad de Santo Tomás, Manila)


Siempre estabas allí para
mí, siempre viniste a
verme.

Me apoyaste y me diste fuerza, sacaste el
dolor que constantemente sentía. Gracias
por aquella sonrisa en tu cara.

¡Oh! Cómo aquel dolor
vino y enseguida quedó
atrás
cuando escuché tu respiración
final. Estaba allí para aguantar tu
mano.
Te abracé y sentía tu tacto tibio,
frío.
Te habías ido.

Tropecé y caí. Perdí
toda orientación.
Tú, la madre de mi madre.
Te pierdes.
La luz de la vela se apagó demasiado
pronto.
Quien siempre me dio la mano y
rezó, me complació, me guió.
Estoy perdido.

Los años han pasado y aprendí muchas
cosas.
Yo todavía lamento tu
pérdida, pero no siento el
dolor. Porque ahora sé
que estás conmigo
todavía.
Siempre estaré aquí para guardar tus
recuerdos. Gracias otra vez por aquella
sonrisa en tu cara.

Sonrisa que se mantiene en mí ahora.
Puedes descansar en paz.
Puedo vivir otra vez.




L
A MIRADA FINAL DEL CHACAL

Yulong Chen
(alumna de la Universidad de Santo Tomás, Manila)

Feliz,
eso es todo lo que necesito saber.
Triste,
por favor házmelo saber.
Vagando,
en la nieve perdida.
Observando,
la cueva en que estaba.
Mirando hacia adelante,
hacia un santuario de sabiduría.
Volviendo,
soy un refugio de heridas.
¿Por qué no corres más? Preguntó el cazador.
Ya tengo lo que quiero

¡Ahora es tu turno!
-Carga-
-Dispara-





PEÓN DE AJEDREZ

Joey Victoria A. Consulta
(alumna de la Academia San Miguel de Oas, Albay)


Un soldado en la lucha
Guerra eterna
Negro contra blanco
Gana mi objetivo

Pero siempre primero
Siempre falta
Siempre apostando
¿Soy un tonto?

Yo quiero ser reina
Poderosa y hermosa
Absolutamente inigualable
Cualquier ángulo de batallas

¿Por qué es eso?
Mi vida es apostar
Sacrificio fijo
Solo para ganar

Ahora estoy rendido
Porque no tengo pelea
Un mero soldado
No hay nada contra nadie




LA CAMINATA

Fritz Jerome Crisóstomo Villarma
(alumno de la Universidad de Filipinas, Dilimán)


Agotador, lleno de rigor
el camino de sinsabor;
las lágrimas de la selva hosca
tocan el rostro abatido.

Niebla, el hábito del cielo fuese,
Tinieblas, que reinan el alma del hombre,
la traga con tal tiranía y deseo
que desvanezcan, desvanezcan . . .

Vengo solo, y solo moriría acaso,
¿porque quién se atrevería a atravesar
cabe el peligro el bosque, si tienes
un amparo tuyo, cómodo, cálido?

Ansio la paz, la libertad
¿mas cómo irá desde aquí el corazón yermo,
si todo lo que deja atrás
es un rastro de ruinas?

Doquiera que vaya, me encuentro perdido
con alas cortadas, voluntad mortecina;
cada herida he de soportar,
cada legua he de cruzar.

Mas no debo parar
si sueño espabilar
el resplandor de la luz querría ver,
el arrebol del cielo al amanecer.





MI DÍA CON EL SOL

Debijonne Marasigan
(alumna de la Universidad de Filipinas, Dilimán)


Empiezo al principio cuando la bola de fuego emerge del este
Pasando por los árboles como sube hacia el cielo.
Un amanecer nuevo se levanta formando una esperanza más grande.
Estoy listo para dominar todo.

El sol se remonta, con mis sueños, alto y más alto;
Ardiendo por la voluntad de esforzarse más.
Mi sombra se oculta mientras trabajo más duro.
La necesidad de triunfar está en mis venas.

Cuando el día llega al fin, se agotan mis esperanzas.
Extraño el sol que las ilumina;
Porque navega hacia el oeste para hundirse bajo las tierras.
Él pasa por el horizonte para ser tragado por el agua.

Me despide dejando una vida un poco sombría pero no demasiada oscura;
Un momento a veces tímido, otras veces abierto.
Me retiro como el atardecer me recuerda
Un final agridulce de un cuento.

(El próximo día, otra vez empezaré.)




UN HOMBRE VINO A VERME

Aarón Jordán Sta. María
(alumno de la Universidad de Filipinas, Dilimán)

Un hombre vino a verme
El lunes tempestuoso, una noche llena de ruido
Alumbrado por los relámpagos, vi su cuerpo escondido
Me miraba con su cara velada de negra
Como si me pidiera una confesión, una historia
Me desconcertaba su presencia, me dejó muda
En lugar de una historia le hice una pregunta:
¿Por qué todo el mundo hace que me siente sola?
El hombre vino a verme
El martes sombrío, me encontré esperándolo
Allí estuvo el hombre por el rincón al fondo
Dejé brotar la rabia que había reprimido
¡Qué tristeza es querer pero no poder!
¡Qué frustración es desear pero no tener!
¡Qué insensatez es soñar sin despertar!
¡Qué pérdida es existir sin vivir!
El hombre vino a verme
El miércoles de cansancio, después del juego con mi tío
Un juego que me exigió que mantuviéramos un secreto
Cómo me dolió el cuerpo, cómo me sentí rara
Cómo me venció como si yo fuera una presa
En la oscuridad del dormitorio, al hombre le conté
Rompí el silencio y me dio alivio decirle;
La situación se volvió un poco más soportable.
El hombre vino a verme
El jueves de añoranza por un remoto respiro
Me temía que no me quedaba ningún otro recurso
Tenía miedo de hacerlo, tal vez alguien me disuada
Fui a mi mamá esperando que me desalentara
Me regañó, sin embargo, por causarle molestia
Me di cuenta que quizá fuera la respuesta
Le dije al hombre: supongo que ya estoy lista.
El hombre viene a verme
Un cielo de estrellas, un viernes tan tranquilo
Bajo la luz de la luna, sonriendo yo lo acojo
Otra vez me mira, pidiéndome una historia
No me queda nada; el alma, por fin, pacífica
Ya me entero: nunca estuve sola, siempre lo tenía
Despacio el hombre se acerca a mí, la mano le doy
La soledad me trata bien; contenta con él, me voy.




EL ACTO DE HACER RUIDO

Meara Caroline P. Santos
(alumna de la Universidad de Filipinas, Dilimán)


La expresión es la primera. Su garganta saliendo suavemente
arroyos de colas y piedras; agresivos,
ahogados gritos que oscurecen las masas,
despertando la vitalidad de los propios.
La interpretación viene a continuación. Sus dedos furtivos revelan
piezas de espejo escondidas en una caja debajo
de su colchón, óxido; rojo
y con aspecto de hierro, acompañando su severo juicio.
Luego la representación. Sus músculos medio los gastan
toda la vida en olas de madera, piernas surfeando
en hola, en historias, en espinos enredados.
La reflexión es inevitable. Sus punteros rítmicos componen
Narrativas coherentes con trazos de constancia. La sangre brotaba de [sus venas,
cielos celosos, horizontes
retrocediendo cada vez que ella se acerca.
La solidez es noble. Ella mira a su hermano
atar el nudo - planear las próximas décadas. Hay óxido, rojo

y con aspecto de hierro en los ojos de la novia.




TORMENTE

Dana P. Sison
(alumna de la Universidad de Filipinas, Dilimán)


Mi mente es una tormenta
que ahoga todas las formas de razón.
Es una mente agotada
que no puede descansar.
Las pesadillas resuenan
con las voces del pasado.
Escucho, en silencio,
Las dudas en el futuro.
Tan largo es el camino
y todo, en niebla, está cubierto.
Cuento cada minuto de la hora
hasta que venga la madrugada.
Y me levanto otra vez más.
Siempre lo mismo.
Imposible enfocar en el presente
con la mente más ruidosa.
Las espesas nubes me siguen
bajo los cielos oscuros
sin importar cómo brilla el sol.
Un día más para ponerme un disfraz,
para esconderme detrás de una máscara,
para montar un espectáculo
y ser otra persona.
Pero, ¿quién soy?
Soy el artista que odió todas sus obras,
el pintor que paró de dibujar,
el navegador que perdió su verdadero norte,
el cientista que se cansó de preguntar,
la bailarina que olvidó el ritmo de su canción favorita,
el cantante que se calló.
Fui esa alma que ansió por la libertad,
esa voz que lloró por ser escuchado,
el gorrión que trató de nadar en las aguas blancas,
la chica que pugnó por su vida
con la mente que gritó por salvación.
Mi mente es una tormenta
que ahoga todas las formas de razón.
Sólo tiene un objetivo:
y eso es, matarme.





UNA SÚPLICA A LOS CIELOS

Elizabeth Yang
(alumna de la Universidad de Santo Tomás, Manila)


Una niña se quedó bajo la pálida luz de la luna
miró a su alrededor antes de cerrar los ojos.
Juntó sus diminutas manos con todo su poder,
suplicó a los cielos.

Ella dijo en voz baja: “Cometí un error en la escuela hoy,
no sé qué decir,
pero mi maestro dijo que no duele hacer uno
y así me sentí bien’’

“En mi camino a casa, me topé con una roca
pero había alguien que me ayudó
ojos llenos de preocupación me rodeaban
mientras miraba con lágrimas el rasguño en mi rodilla”

"Tan pronto como llegué a la puerta,
un aroma agradable me dio la bienvenida
estaba tan encantada de ver mi plato favorito
mi madre se ha esforzado”

“Era hora de acostarse y no podía dormir,
así que mi padre fue a mi lado y cantó una canción de cuna
empecé a tener sueño y luego me dio
un beso en la frente mientras se despedía”

Antes de que se fuera,
laniñatomósumano
“por favor, visítame de nuevo”,
ella rezó.

Mis ojos se abrieron, tiempo pasó.
En un mundo donde la gente trata de esconder sus imperfecciones
y donde la perfección es deseada por la mayoría.

Me caí y nadie parecía molestarse.
Lágrimascayeron de misojos.
La gente miraba hacia abajo y sus ojos decían
“eres demasiado mayor para llorar”.

Rápidamente me limpié las lágrimas y me fui a casa.
miré a través de las paredes y abrí las luces,
fue el silencio al que me acostumbré
el que me acogióestavez.

Supongo que el silencio de la noche
oyótodas las mentiras que he escondido durante el día,
como la oscuridadenloscielos
vio la máscara que he llevado a lo largo del camino.
Llevando la cargapesada de este día, me reclinéen mi cama
esperando si las cosas podrían ser las mismasensulugar.
Caí en un sueño profundo.
“Por supuesto querida, dulces sueños”, dijo mi padre.





Artículos



DIGAMOS NO A LA PENA DE MUERTE

Debijonne Marasigan
(alumna de la
Universidad de Filipinas, Dilimán)

Según las noticias recientes, la Cámara de Representantes empezó algunos debates sobre el proyecto de ley 4727 o la restauración de la pena de muerte. Hoy en día, esta administración la promociona más frecuente con el pretexto de que la pena de muerte reducirá el índice delictivo en el país. Al principio, hay que recordar que, en 2006, esta ley ya había sido abolida en Filipinas. Entonces, nos planteamos la pregunta: ¿Necesitamos restaurarla o no? Este artículo ofrece tres razones principales para probar que la pena de muerte no debe ser restaurada.
      En primer lugar, está claro que el sistema judicial en Filipinas tiene muchos defectos. En cualquier sistema de justicia, mucho más en este país, siempre habrá riesgos de ejecutar la ejecución de una persona inocente a causa de fracasos humanos. A diferencia de la sentencia de prisión, la pena de muerte no se puede revertir ni remediar. Aparte de esto, otro defecto distinguible es el hecho de que el proceso lleva mucho tiempo. Una noticia de Asean Today expuso la razón y dijo que hay solamente un tribunal por cada 50.000 personas (Abadines).
      De hecho, la Corte Suprema de Filipinas también admitió que los tribunales están sobrecargados y no tienen el personal adecuada para procesar todas las causas. La falta de tribunales se traduce en el hecho de que la defensa de uno mismo se vuelve demasiado costosa. Si alguien necesita acelerar el proceso, tiene que pagar más. Por esta razón, podemos decir que el sistema favorece a los ricos porque podrían ser excluidos completamente de la ley gracias a su dinero.
      Por lo tanto, es automáticamente anti-pobre. Ya que los pobres no tienen la capacidad ni el dinero para contratar a un buen abogado, el sistema ya no está de su lado. En otras partes, esta ley también suele ir en contra de las minorías y los miembros de los grupos raciales, políticos, religiosos y étnicos oprimidos. Luego, opino que matar nunca es humano. Según la constitución filipina de 1987, “Ninguna persona podrá ser privado de la vida, la libertad o la propiedad sin el proceso legal debido, ni se le podrá negar a la persona la protección igual de las leyes” (artículo III, párrafo 1). Es decir que la aplicación de la pena de muerte violaría los derechos humanos. Dado que se aplica en teoría, irónicamente, justifica el homicidio. Entonces, ¿qué pasaría con la ley que dice que no es justo matar a cualquier persona?
      Por último, conviene subrayar que, según la resolución 65/206 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, “No hay pruebas concluyentes del valor de la pena de muerte como elemento disuasorio”. Según un informe de Amnistía Internacional, a partir de 2017, 106 países abolieron la pena de muerte para todos los delitos y 142 países abolieron la pena de muerte en la ley y en la práctica (“La pena…”). Consideramos por ejemplo el caso de Canadá, desde que abolió esta ley en 1976, ha habido una disminución obvia en el índice delictivo. Además, la falta de cambio en el estado del índice delictivo en Filipinas es la razón por la cual la ley fue abolida.
      Puede concluirse diciendo que, si la pena de muerta no ha funcionado anteriormente, tampoco funcionará ahora. Esta ley no debe ser aplicada porque sabemos que ya ha fallado y no ha logrado ningún cambio significativo en el índice delictivo del país. Sin duda, existen procesos mucho mejores para ejecutar un sistema de justicia equitativo sin pisar los derechos humanos de nadie.


REFERENCIAS:
      Abadines, Argee. “Philippine judiciary and criminal justice system under pressure: An Inside Look.” Asean Today. 6 de febrero de 2017. Web. 24 de marzo de 2019.

      Constitución de Filipinas de 1987. Artículo III, Párrafo 1.
      “La pena de muerte en 2017: Datos y cifras.” Amnistía Internacional. 12 de abril de 2018. Web. 23 de marzo de 2019.
      Naciones Unidas. “Resolución 65/206. Moratoria del uso de la pena de muerte.” Asamblea General (2010): página 1. Web. 23 de marzo de 2019.







UNA PROPUESTA PARA ENMENDAR LOS ARTÍCULOS XII Y XIV DE LA CONSTITUCIÓN DE 1987 — LA PROPUESTA MÁS SENSATA Y DURADERA PARA REVIVIR EL IDIOMA ESPAÑOL EN FILIPINAS

Joseph Solís Alcayde Alberici
(alumno de la Universidad San Carlos, Cebú)


SITUACIÓN ACTUAL EN FILIPINAS

  • Filipinas ha atraído la menor cantidad de inversiones extranjeras directas necesarias en todo el Sudeste asiático durante las últimas tres décadas, en relación con países con resta per cápita y poblaciones similares como Tailandia y Malasia.

  • La naturaleza restrictiva del Artículo XII en la Constitución de 1987 y la disposición educativa del Artículo XIV disuaden a los inversionistas extranjeros decididos a invertir en el país e introducir nuevo capital, conocimiento y tecnología necesarios para dinamizar la economía filipina.

  • La prohibición a los profesionales extranjeros de practicar sus profesiones (a menos que exista reciprocidad) inhibe cualquier iniciativa para infundir técnicas o conocimientos al país desde fuera del territorio filipino, como la educación en idiomas extranjeros a gran escala.

  • La creciente prevalencia del tagalo sobre el inglés y los idiomas regionales, lo que ha creado una alienación entre los individuos que no son tagalos, incluido el autor de esta propuesta, y una mayor regionalización de las políticas de identidad traídas por la Presidencia de Rodrigo Duterte, proveniente de la región de Dávao, en la que se habla cebuano.


POR QUÉ ENMENDAR PARTES DE LA CONSTITUCIÓN DE 1987

  • La Constitución sirve de fuente principal para que las leyes sean elaboradas por la legislatura (estatutos o resoluciones) o por el ejecutivo (órdenes ejecutivas), por lo tanto, enmendar algunas partes de la Constitución alterará las reglas del juego o el statu quo de ciertas leyes basadas de la constitución particular.
  • Al modificar las disposiciones económicas de la Constitución de 1987 en un mercado de puertas abiertas, se emitirá una señal del pueblo filipino (el que ratificará cualquier enmienda o revisión de la constitución) señalando que Filipinas está abierta a la política de inversión de puertas abiertas.
  • Al modificar las disposiciones lingüísticas de la Constitución de 1987 por una etnolingüística neutral, dará una señal al resto del mundo de que Filipinas es realmente un estado multilingüe o plurilingüe, sin favorecer a ciertos grupos etnolingüísticos mientras tiene el inglés y el español como puente entre las lenguas interétnicas del país.

Q
UÉ PARTES DE LA CONSTITUCIÓN DEBEN SER ENMENDADAS

      Las partes del Artículo XII de la Constitución de 1987 que deben ser enmendadas son las siguientes:
  • En la Sección 1, eliminar la “industrialización” como una prioridad clave para desarrollar nuestra economía. Eliminar también la preferencia explícita de “proteger” a las empresas filipinas frente a los competidores extranjeros.
  • En la Sección 2, eliminar el 60 por ciento de la participación del capital filipino en la exploración y extracción de recursos nacionales bajo el tipo de contrato de concesión, mientras que, al mismo tiempo, mantener la propiedad del Estado en los suelos y mares bajo la Doctrina Regaliana. Eliminar la distinción entre la minería a gran escala y en pequeña escala. Dar a todos los tipos de contratos de concesión para la exploración y extracción de recursos naturales al DENR y al DOE, lo que hace que el Acuerdo de Asistencia Técnica Financiera sea obsoleto.
  • En las Secciones 7 y 8, permitir que las personas o corporaciones extranjeras posean o hereden tierras privadas bajo el principio de reciprocidad (los españoles y los latinoamericanos pueden recibir el mismo trato que los filipinos en cuanto a la propiedad y herencia de la tierra, pero por ejemplo no los chinos ni los singapurenses).
  • En la Sección 10, permitir que individuos o corporaciones extranjeras posean cualquier cantidad de capital en corporaciones o asociaciones, según lo prescrito por el Congreso.
  • En la Sección 11, permitir que las corporaciones extranjeras posean cualquier cantidad de capital en servicios públicos, pero este derecho sólo se limita a las empresas extranjeras privadas y las empresas extranjeras estatales no pueden poseer ningún monto de capital en servicios públicos.
  • En las Secciones 12 y 14, eliminar todos los tratamientos preferenciales en la utilización de mano de obra filipina y estipular el trato nacional en el empleo donde los trabajadores extranjeros puedan ser tratados como locales.

      Las partes del Artículo XIV de la Constitución de 1987 que deben ser enmendadas son las siguientes:

  • En la Sección 4 (2), eliminar el 60 por ciento del requisito de participación de capital filipino en la adquisición o el establecimiento de instituciones de educación básica y superior. La administración de estas instituciones educativas de propiedad extranjera tendrá un 50 por ciento de participación filipina como máximo.
  • En la Sección 6, eliminar el concepto de “idioma nacional” con totalidad y sustituirlo por una disposición donde los idiomas con más de 50,000 L1 o hablantes nativos se considerarán idiomas oficiales junto con el inglés y el español.
  • En la Sección 7, a los fines de la comunicación interétnica y la institución a nivel nacional, el inglés y el español serán los idiomas oficiales interétnicos. Las lenguas regionales serán oficiales dentro de sus respectivas regiones. El árabe, el chino (el cantonés, el hoklo y el mandarín), el francés, el alemán, el griego, el hebreo, el italiano, el japonés, el coreano, el malayo, el portugués y el ruso serán promovidos con fines voluntarios y opcionales.
  • En la Sección 8, la Constitución se promulgará en inglés y español y se traducirá a los idiomas regionales oficiales.
  • En la Sección 9, el Congreso creará comisiones de idiomas separadas para inglés, español (debe estar afiliado a la Real Academia Española). Permitir que los gobiernos regionales establezcan sus propios organismos reguladores de idiomas para sus respectivos idiomas regionales.

CÓMO IMPLEMENTAR LOS CAMBIOS
  • Después de ratificar estos cambios, habrá un período de gracia de cinco años en el que todos los actores en las discusiones sobre el empleo, la inversión y la lingüística en el país podrán discutir o difundir estos cambios con el pueblo.
  • Dentro de los cinco años posteriores a la ratificación de las enmiendas a las disposiciones económicas, el Congreso debe diseñar un nuevo código de inversión para abrir sectores económicos que han solido estar parcialmente cerrados, como la minería, la energía, los agronegocios, las telecomunicaciones, los medios de comunicación y otros.
  • Con un período de gracia de veinte años, el programa debe explorar la opción de estandarizar la variedad filipina del inglés, que incluya la publicación del peculiar diccionario de inglés filipino, que compita con los diccionarios Oxford y Webster.
  • Después del mismo período de gracia de veinte años, un determinado grupo de educación preescolar debe comenzar a enseñarse en español con profesores de España y América Latina, y luego introducir el idioma español como materia o medio para los años académicos posteriores del primer grupo de estudiantes hasta que alcance el nivel terciario. Debe alentarse a los colegios y universidades a abrir cursos de Bachillero de Arte en español para complementar con BA en inglés con hispanófonos nativos como profesores o instructores para capacitar a la primera generación de maestros hispanohablantes locales en el país.
  • Filipinas debe reclutar a tres millones de maestros nativos de habla hispana (60,000 por año) para los próximos 50 años.
  • La Academia Filipina de Lengua Española debe ser reactivada con nuevos miembros y debe comenzar a filipinar el idioma español mediante el uso de vocabularios absorbentes sobre las floras y faunas de las lenguas filipinas locales en el idioma español, creando así una variedad del español filipino resucitado pero distinto, que es tan filipino como tagalo o inglés.
  • Los gobiernos regionales deben ser obligados a establecer organismos para regular sus respectivos idiomas locales y promover sus usos dentro de sus regiones.
  • Se debe alentar a las empresas, los medios de comunicación e iglesias con cobertura nacional a utilizar el inglés y el español en sus transacciones diarias, espectáculos y servicios de culto, para alentar la difusión del inglés y el español en todo el país.
  • Alentar a los anglófonos e hispanófonos nativos a visitar, trabajar y establecerse en el país, para alentar la exposición diaria real de los filipinos promedio para usar el inglés y el español. A cambio, Filipinas debería enviar profesionales, académicos o empresarios altamente cualificados en cualquier país anglófono o hispanófono, para proyectar nuestras capacidades de poder suave contra la némesis geopolítica, por ejemplo China.
  • Crear fuertes interacciones culturales, económicas y políticas entre Filipinas y la Hispanosfera como programas de becas para filipinos y viceversa, forjando acuerdos de libre comercio (ALC) con los principales estados latinoamericanos (Argentina, Chile, Colombia, México, y Perú) y la Unión Europea (donde España es un estado miembro de la misma), y unirse a organizaciones relacionadas con la Hispanosfera como la Alianza del Pacífico o la Organización de los Estados Iberoamericanos.

      Tengo que expresar también mi propuesta más sensata y duradera sobre cómo revivir el idioma español desde su estado oscuro a partir de 1987. En primer lugar, existe el dilema sobre cómo considerar el idioma español: un idioma extranjero o uno nacional.
      Para mí, el idioma español no es sólo un mero idioma extranjero para los filipinos, sino también un idioma nacional que ha sido parte de la construcción de la nación de Filipinas durante siglos, como los escritos de José Rizal demuestran. La mayoría de los documentos gubernamentales e históricos existentes en Filipinas están escritos en español, por lo que es importante que el filipino lo considere como un idioma nacional, como los son el filipino o el inglés. Las lenguas filipinas han recibido influencia léxica hispánica durante siglos.
      Los filipinos también deben considerar el lado económico al volver a aprender el español, ya que el idioma es hablado por más de 500 millones de personas en el mundo y las economías latinoamericanas son de las más prometedoras para los próximos años, y Filipinas debe aprovechar la oportunidad de los mercados fronterizos latinoamericanos. Con eso, Filipinas debe forjar vínculos culturales y económicos más fuertes con esta región a través de acuerdos de libre comercio (TLC) y regímenes de visa de 90 días entre estas dos entidades.
      Para revivir el idioma español en el país, Filipinas debe considerar restablecer su estatus de idioma oficial, para obligar al gobierno y los sectores privados a utilizar el idioma para fines principalmente domésticos, y se le tratará al mismo nivel que el inglés y los idiomas regionales. Revivir el idioma español como un idioma interétnico resolverá el problema de quienes no hablan tagalo.
      Revivir el idioma español en el país es reafirmar sus rasgos culturales e históricos únicos como nación dentro de Asia, promocionándose ante las naciones asiáticas como el único país en el Lejano Oriente vinculado directamente con tres mundos.
      Para hacer frente a la escasez de profesores de español en nuestro país es abrir mercados laborales a futuros maestros y profesionales españoles o latinoamericanos que quieran propagar el idioma a los filipinos de base. A cambio, los maestros y profesionales filipinos deben tener la oportunidad de enseñar inglés a españoles y latinoamericanos.