RELACIONES DIPLOMÁTICAS MEXICANO-FILIPINAS
Guillermo Gómez Rivera,
de la Academia Filipina
 
 
1. Una efeméride que no podemos ignorar
La escritora é intelectual mejicana, que se encontraba en Filipinas, Rocío Rufranco de Torres, nos recordó que en aquel mes de abril, de 2003, se iba a celebrar el cincuentenario de las relaciones Mexicano-Filipinas en la plana diplomática.
....Fue, en fin, una efeméride que no podemos ignorar todos los que amamos la historia de estas islas amén de la cultura que es verdaderamente filipina por ser, a la vez, indígena e hispana.
....Esa cultura filipina a la que nos referimos es pura porque no participa en, ni forma parte de, la denominada "colonial identity" que en el tiempo presente aflige a una clase de filipinos que, por hablar tan solamente en inglés y por estar tan servilmente a las órdenes de los neo-colonialistas WASP usenses, resultan caricaturas de lo filipino además de víctimas incautas de una devastadora amnesia histórica que se ha hecho colectiva y perniciosamente personal.
....¿Qué significaría, pues, el México de nuestros días para todos aquellos filipinos que todavía recordamos las bases de nuestra cultura hispano-indígena? Pues mucho más de lo que podríamos alcanzar a primera vista. Consideremos los siguientes hechos.
....México fue conquistado por España en 1521, el mismo año en que el navegante portugués, Fernando de Magallanes, descubrió a estas islas y las reclamó en nombre del mismo Rey de España.
....México, entonces "La Nueva España", fue la que envíó a estas islas a Miguel López de Legaspi, y a su nieto mejicano, Juan de Salcedo, para efectivamente organizar a estas islas en un Estado.
....Y Legaspi así lo consiguió con la fundación de Manila en 1571 como la cabecera de un Estado Filipino cuyo nombre era "Islas Filipinas" dado en honor del Rey Felipe II de España y que había de incluir a cada una de las existentes nacionalidades indígenas al acceder, cada uno de sus respectivos reyes, o reyezuelos, a ser vasallos del Rey de España. De hecho, hubo un referéndum en 1598-99 y la mayoría de los referidos reyes indígenas optaron por ser españoles al someterse al Rey de España por su propia voluntad y a cambio de la productiva tecnología, de aquellos tiempos, y la Religión Católica.
 
2. Juan de Salcedo era mexicano.
A
segurada la lealtad de los reyes y las nacionalidades indígenas del archipiélago, Juan de Salcedo, tras recorrer casi toda la isla de Luzón, desde la Bicolandia hasta la Ilocandia, terminó enfermo de amor (por una princesa tagala) y de fiebre, muriéndose en la ciudad que él mismo había fundado en el norte de la mencionada isla de Luzón, La Ciudad Fernandina de Vigan, cuya arquitectura e infraestructura artística y cultural constituyen ahora todo un monumneto histórico y turístico.
....Y, luego, el anual subsidio del tesoro de México que llegaba con los galeones para sostener al gobierno de estas islas y su subsiguiente protección de invasiones por parte de holandeses, chinos como Limahong, corsarios moros e ingleses.
....Desde 1571, los galeones que servían la ruta Manila-Acapulco constituían la base del primer comercio internacional de Filipinas. Los indígenas no producían lo suficiente como para poder pagar los seis (6) impuestos introducidos por la Corona Española. Como era de esperar, los improductivos indígenas habían de solamente limitarse al cumplimiento de pequeños tributos en forma de servicios personales, al estilo de lo que hoy se conoce como "bayanihan" (polo o falla en aquellos tiempos), o la dación de algunas gantas de arroz y pares de gallinas, en tiempos de emergencia.
....La agricultura indígena de cortar y quemar (kaiñgin) no bastaba para sostener al gobierno central en Manila. Lo bueno es que mientras se permitía este sistema del ‘kaiñgin” a continuar, se vino desarrollando la agricultura organizada, bajo la enseñanza de los frailes, con la introducción del arado, del azadón y del carabao vietnamita, del riego y del abono, amén de plantas agrícolas, el comercio de los galeones ya llegaba a su apogeo a pesar de las limitaciones y las circunstancias de aquellos tiempos.
....Los que podían luego pagar los debidos impuestos eran los más productivos chinos cristianos que traían a Manila las mercancías de China, (la seda, la porcelana, el sándalo, el jade y otras curiosidades), para cargarlas en los galeones que luego volvían a Manila con mucha plata mejicana, y mucho oro inca, que tanto codiciaban.
....Y es por ese comercio de los galeones, que duró 215 años, que los chinos también se hicieron filipinos. Es decir: seguidores y sostenedores de Felipe. No tardó mucho tiempo más y por su propia voluntad y opción, gustosos se hicieron los chinos, con los indígenas tagalos, visayos, etcetera, súbditos, o ciudadanos, españoles, porque no solamente se beneficiaban del comercio de los galeones, de la agricultura que se venía desarrollando sino de los beneficios intelectuales de la nueva lengua, la castellana, y las sublimes enseñanzas de la divina Religión Católica. Podemos añadir que los chinos, vietnamitas y japoneses fueron admitidos, mucho antes que los indígenas filipinos, a la orden religiosa como hermanos legos y  sacerdotes dominicos por su más elevado desarrollo intelectual. 
 
3. Los galeones Manila-Acapulco.
L
os galeones, conocidos en México como ‘la nao de China ", y luego "la nao de Manila ", trajeron de vuelta a Filipinas el maiz mejicano para salvar del hambre a los visayos. El maiz mexicano fue decisivo para la supervivencia de los hoy denominados cebuanos que, a su vez, tras crecer en número por el mencionado maíz, lograron luego conquistar Mindanao para Filipinas mediante una emigración planeada bajo la dirección de gobernantes, frailes y militares españoles y novo-españoles (mexicanos).
....Es por eso que los moros terminaron siendo una minoría en el contexto actual de Mindanao.
....En fin, es el maíz el que multiplicó el número de los visayos, cebuanos y panayanos, hasta que lograran poblar los municipios españoles que se organizaron en buena parte de Mindanao y hasta en el archipiélago de Sulú cuya cabecera, Joló, se hizo una ciudad cristiana.
....Junto con el maiz, México también dio la caña de azúcar, la patata, el camote, la casava, la papaya, el tomate, la cebolla, el sincamás (jícama), el maní o cacahuete, el camachile, el aguacate, la calabaza, la sandía, el sayote (chayote), los frijoles, el ube, las aluvias, el mango, las habichuelas, el caimito, el mongo, la lanca, el chico, la guayaba, el guayabano (guayabana), la ciruela, los dátiles, ciertas especias del banano, el trigo, las manzanas, las uvas, el ate, la atemoya, la toronja, la naranjita, el cacao, el ajo para guisar, el tabaco y el café.
....La dieta indígena mejoró enormemente con estas nuevas plantas de agricultura y con su salud ya mejorada, los indígenas lograron contribuir grandemente al desarrollo físico y mental de sus nuevas generaciones, de sus descendientes ya cristianos según las tradiciones del catolicismo español.
....De Méjico también vinieron nuestros primeros caballos, nuestros primeros vacunos, nuestros primeros pavos, nuestros primeros ganzos, carneros (ovejas) y patos blancos.
....De México igualmente vinieron árboles y flores como el calachuchi (plumeria rubra), la acacia, las mil flores, la cadena de amor, el achuete, las rosas de Castilla, las buganvillas, las adelfas, las sampagas…
....Las imágenes de la Virgen de Antipolo y del Jesús Nazareno de Quiapo son también mejicanas. Y la Virgen de Guadalupe es la Patrona de los indios, o Indígenas, filipinos.
....Y no digamos de la emigración méjicana, tanto indígena como hispana, que ha contribuido a ese mestizaje que hoy se llama filipino. Unos guachinangos, muchos de ellos con esposas chino- cristianas, se asentaron en la Pampanga, particularmente en lo que hoy es el pueblo de México.  Muchos mexicanos igualmente se asentaron en las provincias tagalas de Laguna, Cavite, Tayabas, Batangas y en las provincias bicolanas. No era pues de extrañar la exclamación proferida por el Presidente López Mateos cuando vino a Manila en los años 50 para empezar las relaciones diplomáticas con Filipinas. –¡Pero, Señores! ¡Esto es la extensión del hogar mexicano!
....Tampoco es de extrañar aquel interés mostrado por otro Embajador mexicano, Molina Pasquel, en busca de los orígenes de la china poblana y su extraño traje aquí en Filipinas. Y el Embajador Molina Pasquel conlcuyó que la ‘china poblana’ tiene orígenes filipinas a raiz del comercio de los galeones.
 
4. Euforia nacional por la telenovela mexicana.
Ú
ltimamente, la enorme euforia en las masas filipinas por las telenovelas mejicanas al presentárseles "Marimar", de Talía Sodi, nos confirma toda esa mexicanidad de siglos que se halla integrada, escondida, en el fondo del alma filipina por más holliwood e inglés que se les hubo endilgado desde casi un siglo a esta parte.
....No fueron pocos los alumnos del colegiado que hicieron sus estudios sobre el fenómeno de las telenovelas y su exitosa aceptación general por las masas filipinas. Y una de las conclusiones que nos presentaron dice que "México habría sido alguna vez parte de Filipinas".
....Estas telenovelas dobladas al tagalo se convirtían para ellos en auténticas obras de inspiración puramente filipinas. Su semejanza a la temática tradicional de las películas tagalas es tan exacta que se tenía que llegar a esa conclusión de que "México fue parte de Filipinas" y que "México es Filipinas".
....Nosotros, cuando aun éramos un humilde profesor de universidad, y sin el menor interés de desanimarles en su apasionamiento, nos limitábamos a decirles que sí; que tenían razón; que México y Filipinas constituyeron una misma nacionalidad durante 215 años por el que no es de extrañar que filipinos como José Rizal, como Claro M. Recto, como Manuel Luis Quezon, como Sergio Osmeña, como Miguel Cuenco, hablaban y escribían en español como lo hacen hasta ahora todos los mexicanos.
....Y, que si hemos perdido el idioma español como lengua de nuestro gobierno es porque vinieron, luego, los WASP usenses en 1898 y tras destruir nuestra primera República Filipina que hablaba en español como los mexicanos, nos obligaron, a punta de fusil y bayoneta, a hablar en inglés para supuestamente educarnos cuando su agenda no era nada más que convertirnos en dóciles y acobardados servidores del poderoso dólar usense.
....(NOTA: La invasion WASP usense de Filipinas en 1898, tras la liquidación del poder español, fue ‘para robarle a la Primera República de Filipinas su reserva en oro y plata, valorada en más de cién billones de dólares usenses’…(Fuente: Soledad Vital Luna).
....La lingüista norteamericana, Mary S. Bresnahan insinúa que los filipinos aprendieron el inglés por temor a los crueles WASP usenses. (Vea la obra “The Americanization of the Philippines, The Imposition of English during the 1898-1901 Period” por Alfonso L .García Martínez, Law College of Puerto Rico, Vol. 43, pages 237 to 270, May 1982).
 
....Entonces, la verdadera historia de Filipinas vino a ser comprendida, por estos jóvenes universitarios de Manila, en sus pristinas glorias y en sus trágicas situaciones actuales. Pero, al darse cuenta de su verdadera situación, esta juventud filipina, tan llena de ilusiones y tan ansiosa de conocer sus raíces, se sonríe con satisfacción y orgullo, al par que adquiere la determinación de enderezar, dentro de lo posible, el error cultural en que se ve presa.
 
5. Noble cruzada por un humilde mexicano.
Y
a van para dos años desde que un profesor mexicano de Tuluca, México, un Don Ramón Terrazas Muñoz, muy noblemente organizó en la internet un sitió denominado CIREF. Es acrónimo de "Cruzada Internacional para la Reinvindicación del Español en Filipinas".
....Es una iniciativa personal de un noble ciudadano mexicano que quiere devolverles a los filipinos su antigua gloria de hablar y pensar en español llegando al extremo de ofrecerles becas en la Universidad Autónoma de México.
....Han sido numerosos los que han querido irse a México pero el hecho de tener que pagar el costoso flete les priva del placer como del privilegio de conocer al país que más se parece al suyo.
....No cabe la menor duda, el país que se parece más a Filipinas, es México con la única salvedad de que allá, el idioma de Rizales y de Rectos vive mientras que en nuestras latitudes ha quedado como un recuerdo que oficialmente se tiene que matar.
....Pues bien, tras conmemorar este cincuentenario de relaciones diplomáticas entre México y Filipinas, ¿qué se puede hacer para ayudarle al generalmente empobrecido joven filipino, y a los mayores como nosotros, que deseamos ver México y retomar los pasos perdidos camino hacia nuestra futura unión de pueblos hermanos?
....Del asediado gobierno "pinoy" casi nada se puede esperar por ahora porque debe más que nunca al banco mundial y sus políticos están casi todos acumulándose el capital necesario para comprarse la tarjeta verde de la emigración usense.
....Sí. Las telenovelas mexicanas siempre quedarán entre nosostros. Siempre estarán juntamente con las venezolanas, las argentinas y hasta las peruanas en la televisión filipina..
....Cada filipino que las sigue se enamora de lo mexicano, de la belleza de sus mujeres y de la varonil guapura de sus actores amén de los argumentos que desarrollan para deleite y encanto del alma filipina.
....Las telenovelas de Talía Sodí, ‘Marimar’ y ‘María, la del Barrio" se han vuelto a repetir por la televisión filipina.
....Y las siguen más y más filipinos.
 
6. Pero algo más se debe hacer.
P
ero, algo más que "Marimar" y "Diezañera" se debe hacer para tenerle al filipino de hoy eternamente enamorado de ese recién redescubierto México para él bien esplendoroso, porque tanto le recuerda lo filipino, lo suyo. Y más cuando lo suyo se va perdiendo bajo el yugo de la obligatoriedad dictatorial del inglés en sus escuelas. Las películas como las telenovelas en inglés le interesan pero no dejan de ser incompatibles frente a la cultura de la masa indígena de estas islas.
....Para salvar lo que existe de común entre mexicanos y filipinos, se debe empezar la producción de algunas telenovelas mexicanas de ambiente y tema filipinos.
....Esas coproducidas telenovelas, nos aventuramos a sugerir, deben decirle al filipino lo que verdaderamente es. Los filipinos que aún sepan español y que también sepan actuar debieran igualmente trabajar, con mexicanos, en las telenovelas mexico-filipinas que sugerimos.
....A la larga, no han de solamente fascinar a las masas filipinas esas sugeridas telenovelas sino que también han de dar a conocer al mundo hispánico lo que fueron las glorias filipinas como la tragedia que tristemente lo es en el tiempo presente.
....Con hacer ese esfuerzo, el esfuerzo de producir telenovelas mexicano-filipinas, un paso más allá de los que ya se han tomado bien podrían consolidar intereses mexicanos como filipinos y acercar más aún a los dos pueblos hermanos para mutuo beneficio.
....Las relaciones comerciales ya vendrán seguidamente después. Mexico se expandiría en Asia y Filipinas salvaría gran parte de su alma nacional..
....El cincuentenario de las relaciones diplomáticas mexicano-filipinas debiera servir como comienzo de lo que humildemente sugerimos.
 

^arriba^


portada otoño 08 archivos enlaces contactar

Tomo XII, no.3
Otoño 08

Director: Edmundo Farolán



En este número:

Algunas influencias sobre
la poesía de Rizal (2a parte)

Brooke F. Cadwallader

Los escritores cebuanos
Edmundo Farolán

Evolución e historia
de la Academia Filipin
a

Relaciones diplomáticas
mexicano-filipinas

Guillermo Gómez Rivera

Dos poemas de Marra Lanot
y una entrevista

Andrea Gallo

¿Será verdad?
MInguín Fernández

Carta a la Juventud Fiipina
Patricio Agustín Iglesias



FONOTECA DEL ESPAÑOL
EN FILIPINAS
Número Tercero

I. Vida de Carmen Madrid Murillo,
manileña de Intramuros

II. Carta de G. Gómez Rivera
III. Conversaciones
IV. Álbum
Isaac Donoso Jiménez


BIBLIOTECA
DE CRÍTICA LITERARIA FILIPINA

Número Cuarto

Prosa Barroca Filipina:
«Exordio á la Narrativa [1733]»

Introducción y edición de
Isaac Donoso Jiménez








Todos los derechos reservados /
Copyright © 2008
Revista Filipina,
Edmundo Farolán
Diseño: E. A. Lozada